CUIDADO DE LA PIEL SENSIBLE

Los rostros y cuerpos delicados se ven y se sienten mucho mejor con nuestro maquillaje y cuidado corporal para piel sensible. ¿No sabes si tienes la piel sensible? No busques más; descubre los síntomas, las causas que la provocan y, por supuesto, nuestro mejor cuidado para la piel sensible.

SÍNTOMAS DE LA PIEL SENSIBLE

Es una piel que tiende a irritarse con facilidad y es más reactiva. La sentirás molesta y sensible al tacto, tirante y seca, o bien con imperfecciones. Puede que te ruborices fácilmente y que tengas zonas con un tono más rojizo. También puede que sientas picores y sequedad, o que tengas erupciones. Quizá tu piel tenga intolerancia a ciertos productos o ingredientes agresivos. Además, es posible que los elementos del clima también te causen irritación.

imagen

¿QUÉ CAUSA LA PIEL SENSIBLE?

Nuestra piel tiene una capa protectora natural de grasa, la barrera lipídica. Este mecanismo de defensa nos permite retener la hidratación de la piel y protege de agentes que pueden dañarla, como los químicos o los elementos. Cuando esta barrera está debilitada o es más fina de lo habitual, las terminaciones nerviosas de la capa superior de la epidermis (la parte externa de nuestra piel) pueden quedar expuestas a todas estas partículas perjudiciales. Ahí es cuando aparece la irritación.

imagen

¿Cuáles son los distintos tipos de piel sensible?

SENSIBLE
POR NATURALEZA

La piel sensible suele ser una característica hereditaria. ciertas afecciones inflamatorias de la piel, como el eccema (picor debido a la sequedad), la dermatitis de contacto (erupción tras haber entrado en contacto con alérgenos), la psoriasis (zonas con descamación o erupciones) o la rosácea (piel enrojecida en la que se ven los vasos sanguíneos). Deberías consultar a tu médico para tratarlas adecuadamente.

SENSIBILIDAD A LOS ELEMENTOS

Con el tiempo, la piel puede desarrollar sensibilidad a factores externos, como los rayos UVA del sol, la calidad del aire, el humo del tabaco o incluso los cambios de temperatura.

SENSIBILIDAD INTERNA Y EXTERNA

La sensibilidad puede venir provocada por factores de todo tipo, desde los tejidos sintéticos y los productos de limpieza hasta el polvo y las mascotas.

DEBILITAMIENTO DE LA BARRERA PROTECTORA

Cuanto más fina sea la piel, más probable será que pueda irritarse, creando nuevas sensibilidades o acentuando las ya existentes.

¿CÓMO CUIDAR LA PIEL SENSIBLE?

Usar productos para piel sensible, deberás tener en cuenta cómo los usas. Trata tu piel con delicadeza para mantener los brotes a raya; no la laves con demasiada frecuencia ni utilices exfoliantes abrasivos, ya que ambas cosas agravarán tu sensibilidad. Intenta tener las manos siempre limpias cuando te toques la cara, y evita rascártela.

imagen

Cuidado facial para piel sensible

imagen
NUESTRO MEJOR LIMPIADOR FACIAL PARA PIEL SENSIBLE

La Espuma Limpiadora Calmante de Aloe es ideal cuando necesitas limpiar el rostro con delicadeza. Asegúrate de usar agua tibia en la limpieza facial.


Ver ahora
imagen
NUESTRO MEJOR LIMPIADOR PARA PIEL SENSIBLE

Los limpiadores suaves son el arma no tan secreta que ayuda a calmar e hidratar la piel sensible acabando con el maquillaje, los restos de suciedad y las impurezas.


Ver ahora
imagen
NUESTRA MEJOR HIDRATANTE PARA PIEL SENSIBLE

Nuestra Crema de Día Calmante de ayuda a calmar y renovar tu piel.


Ver ahora
EL PODER DEL ALOE PARA LA PIEL SENSIBLE

El gel calmante que contienen las hojas de esta planta tropical se ha usado como hidratante natural durante siglos, incluso para las pieles sensibles.

imagen

¿QUÉ CAUSA LA PIEL SENSIBLE?


Nuestra piel tiene una capa protectora natural de grasa, la barrera lipídica. Este mecanismo de defensa nos permite retener la hidratación de la piel y protege de agentes que pueden dañarla, como los químicos o los elementos. Cuando esta barrera está debilitada o es más fina de lo habitual, las terminaciones nerviosas de la capa superior de la epidermis (la parte externa de nuestra piel) pueden quedar expuestas a todas estas partículas perjudiciales. Ahí es cuando aparece la irritación.

Cuidado corporal para piel sensible

imagen
EXFOLIACIÓN: EXFOLIANTE CORPORAL PARA PIEL SECA Y SENSIBLE

Nuestro Exfoliante Corporal Cremoso de Leche de Almendras y Miel está especialmente diseñado para exfoliar con suavidad la piel seca y sensible. Este exfoliante cremoso ayuda a eliminar la piel muerta con delicadeza, dejándola mucho más suave.


Ver ahora
imagen
LIMPIEZA: CREMA DE DUCHA PARA PIEL
SENSIBLE

Gel de Ducha Calmante de Leche de Almendra y Miel está formulado para tratar tu piel con delicadeza.


Ver ahora
imagen
HIDRATACIÓN PARA PIEL SECA
Y SENSIBLE

Nuestra línea de Leche de Almendras y Miel, formulada especialmente para la piel sensible su textura ligera mantiene la sensación de hidratación hasta 48 horas.


Ver ahora
imagen
CUIDADO DE MANOS: CREMA DE MANOS PARA PIEL SENSIBLE

Las manos pueden ser especialmente propensas a la sequedad y sensibilidad cutánea, ya que son de las partes más usadas del cuerpo. Nuestra Crema de Manos Calmante de Leche de Almendras y Miel ayuda a recuperar la hidratación de tus manos sin dejar sensación pegajosa


Ver ahora
LOS BENEFICIOS CALMANTES DE LA LECHE DE ALMENDRAS Y MIEL

Leche de Almendras y Miel, Su armonía perfecta ayuda a recuperar la vitalidad de tu piel. El aceite de almendras es delicado con la piel y está repleto de Vitamina E. La dulce miel es un antibacteriano natural. Además, es rica en nutrientes y muy humectante.


Ver ahora
imagen
imagen

“El exfoliante con Leche de Almendras y Miel elimina suavemente las células muertas y deja la piel suave y tersa. Su base cremosa está formulada para respetar la barrera de humedad natural de la piel y su pH."



Dr. Kim, dermatólogo